12 de sept. de 2011

El “M-dot” a fuego

Triathlon_5-2

Cada vez está más de moda, y es más normal, ver a peña que va con su flaca por ahí entrenando, luciendo tatuajes de piñones de bici, de tribales con más o menos significado, y demás historias.

En mi caso, se lo que quiero, y tengo claro el significado que quiero también que tenga. Os cuento…

Se acerca la fecha del Ironman, de ese primer Ironman tan ansiado y deseado, ese que hace 2 días se suspendió por falta de inscritos (sí, el Astromad). Pero no pasó nada, porque con el agobio, rápidamente me encontré con otro con el que suplir la ira por no poder hacer ese primero con ilusión (sí, el Challenge Barcelona Maresme). Y como todo en la vida deja marca, y más un Ironman, quiero dejar constancia en mi piel para siempre (mama, es broma, deja de leer aquí y tómate un te, que tu hijo se aburre mucho…)

En serio mamá, deja de leer…

En fin, sigo, aunque más o menos tengo claro lo que quiero, os permito que me iluminéis con vuestro consejo.

votar

Y citando una frase textual del blog de DorsalCero, me despido con un “Eso si, si os preguntan de que secta sois porque todos lleváis el M-dot a fuego, nunca digáis secta, sino hermandad... pero de hierro”

Ah, y gracias por adelantado...

1 comentario:

  1. Como bien dices, un ironman deja marca como muchas otras cosas, yo he sido enemigo de los tatuajes pero el ironman me ha marcado y estuve apunto de hacerme uno, no me lo he hecho pero todavia lo tengo en mente. Como no me lo haga después de Lanzarote del año que viene veremos...

    saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos videos subidos